2 ago. 2016

PROGRAMA 65 - "HOMENAJE A BUD SPENCER" (1929-2016)

El programa de hoy es de esos que nunca querríamos haber hecho. El pasado 27 de junio nos dejaba Carlo Pedersoli, aunque para la mayoría de nosotros siempre fue y será Bud Spencer.


En "Devoradores" hemos querido honrar su memoria y para ello, aparte de hacer una pequeña semblanza de su inmensa (y no sólo por el tamaño) figura, reseñamos cinco películas que para nosotros son importantes. Ya sea porque nos gustan, porque nos parecen curiosas o porque, sencillamente, nos parecen una obra maestra.


"El sheriff y el pequeño extraterreste" (Michele Lupo, 1979).

Bud interpreta a un sheriff de un pueblito de Georgia, que se encuentra abandonado a un niño extraterreste con poderes (si no, la cosa no tendría gracia). El chavalín no es otro que Cary Guffey, directamente repescado de "Encuentros en la tercera fase", suponemos que el casting fue hecho por asociación de ideas.
La peli tuvo una secuela, "El supersheriff" (1980), con mismo director y pareja protagonista.


"También los ángeles comen judías" (E.B. Clucher, 1973).

Bud se une a Giulianno Gemma para tratar de ganarse la vida en la Nueva York de la Gran Depresión. Guerras entre gángsters rivales, muertes sospechosas, mucha hambre y miseria y alguna que otra escena de mamporros en una película con una mezcla de tonos bastante extraña pero efectiva.
También tuvo secuela, "El contraataque" (1974), sin la presencia de Bud Spencer.

"Banana Joe" (Steno, 1982).

Oda a la vida sencilla y crítica a la burocracia tan necesaria como molesta y al trapicheo que a veces genera.

Todo envuelto en la típica comedia de situación de hombre silvestre que llega a la ciudad. Como en toda película de Bud siempre hay lugar para una buena dosis de tollinas de todos los colores.



"El soldado de fortuna" (Pasquale Festa Campanile, 1976).

Bud se nos va al siglo XVI para vender sus servicios al mejor postor.

Finalmente se unirá a otros buscavidas como él para hacerle la vida imposible a los franceses durante el asedio de Barletta. A día de hoy nos sigue pareciendo exrtraño ver a Bud Spencer empuñando lanzas y mandobles.



"Y si no, nos enfadamos" (Marcello Fondato, 1974).

Obra maestra del cine de hostias y, por extensión, del cine italiano (en régimen de coproducción).

Un buggy destrozado provocará una serie infinita de grandes peleas y jocosas situaciones que nos ha dejado como legado la forma más maravillosa de jugarse cualquier cosa, a salchichas y cervezas. Exitazo de taquilla, tuvo más de 2 millones de espectadores en nuestro país.


Os dejamos con 80 minutos de programa (sí, hemos bajado de los 100 minutos) y esperamos que nuestro particular homenaje a este gigante del cine de entretenimiento les guste.

Despidan al bueno de Bud Spencer dando una golpe... al play.




No hay comentarios:

Publicar un comentario